Durante este periodo de tiempo que se fue alargando, Pablo se rodeó de malas compañías, aunque también de algunas otras buenas, como la de Tanya Quiñones, chica de la que se enamoró en Florida en su adolescencia y con la que contrajo matrimonio en la cárcel. El Real Betis tuvo acceso a esta competición gracias a ser uno de los 9 equipos que han conquistado en alguna ocasión La Liga.