Como es habitual, la entrega ha sido protagonizada por historias conmovedoras de personas anónimas, pero también por personajes populares. En 1975 recibió el Balón de bronce que lo reconoció como tercer mejor jugador del continente. Finalmente, dado que el público estaba del lado de Johan, el entrenador dimitió, siendo sustituido por Laureano Ruiz. El 2010 no fue mejor para Torres que vio cómo su rodilla derecha le alejaba de los terrenos de juego para reaparecer en el Mundial de Sudáfrica con la sombra de la duda sobre su estado y su fútbol.